Un hombre de San Gregorio de Polanco que trabaja en el área de electricidad y se quebró el tabique nasal fue uno de los primeros pacientes en ser trasladado de la vieja a la nueva sede del hospital del Banco de Seguros del Estados (BSE). Lo mismo se hizo con un joven que trabajaba en un depósito y se había fracturado la muñeca, y con una mujer que era empleada doméstica y tenía lumbalgia. Ellos son tres de los 16 pacientes que fueron trasladados en la lluviosa mañana del sábado por cinco ambulancias de la empresa Russomando, y que estrenaron las nuevas salas del flamante hospital.

No hubo inconvenientes en el traslado ni en la puesta en funcionamiento del nuevo centro, confirmó en diálogo con la diaria Roberto de León, director del hospital del BSE. Desde antes del 20 de mayo, cuando se inauguró la nueva sede (ladiaria.com.uy/AO6j), los equipos venían trabajando en este gran cambio, que implicó dejar el edificio de la esquina de Mercedes y Julio Herrera y Obes (construido en 1951). Se organizaron para tener que trasladar el menor número de personas, y para eso coordinaron altas y anticiparon y postergaron intervenciones quirúrgicas de coordinación. El viernes de tarde había 11 pacientes para trasladar, y durante la noche llegaron otros cinco. La emergencia del nuevo edificio comenzó a funcionar a las 8.00 del sábado –a media mañana ya tenía cinco ingresos–, así como una policlínica de curaciones. El área completa de policlínicas comenzó a funcionar hoy y el miércoles empezarán a hacerse las cirugías de coordinación; las de urgencia empezaron a hacerse el mismo sábado.

La mayor parte del equipamiento del nuevo hospital, que costó 40 millones de dólares, es nuevo. De León destacó el compromiso de los funcionarios, que durante estos dos meses cumplieron con la asistencia y a la vez se capacitaron para usar el nuevo equipamiento y acondicionar todo en el actual local.

Ricardo Ruiz Díaz, operario de UTE, unos de los primeros pacientes en ingresar  a las instalaciones del nuevo hospital del Banco de Seguros del Estado.
Ricardo Ruiz Díaz, operario de UTE, unos de los primeros pacientes en ingresar a las instalaciones del nuevo hospital del Banco de Seguros del Estado.

Se amplió la capacidad de internación: se pasó de 100 a 125 camas, y además hay 25 camas de hospedaje para los familiares que, si se necesitaran, también podrían ser ocupadas por pacientes. Se ampliaron asimismo el número de consultorios, que pasó de 20 a 40, y otras áreas, como la de reanimación, que ahora tiene tres camas en lugar de dos.

El hospital tiene alrededor de 500 funcionarios; De León afirmó que la plantilla de recursos humanos no se modificará, porque está atada a la cantidad de consultas, que se ha mantenido estable en los últimos años.

Rehabilitación

El equipamiento básico del hospital, por ejemplo el área de imagenología, no es diferente al de otros centros, explicó De León. “En lo que marcamos diferencia y mucha es en equipamiento de rehabilitación. Tenemos el Evaltech [equipo que permite medir la capacidad funcional], que es único en América Latina, y un laboratorio de marcha para adultos único de esas características en este país”, sostuvo, aclarando que Teletón tiene uno similar para niños. Además, el centro tiene un gimnasio y piscinas para hacer hidroterapia, salas de fisioterapia y talleres de recapacitación laboral. El fuerte del centro está en el tratamiento y la rehabilitación de personas con lesiones medulares, traumatismos encefalocraneanos y amputaciones de miembros.

Foto del artículo ''

“El banco tiene como objetivo ser un centro de excelencia en rehabilitación”, afirmó el director, que subrayó que “el hospital está en condiciones de ofrecer servicios de rehabilitación para la población general que lo requiera; la idea es que no solamente sea la asistencia a quienes tengan un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, dado que en las cosas en las que nos especializamos tenemos un nivel de excelencia comparable con los mejores lugares de la región”.

Por lo pronto, además de quienes sufren accidentes laborales o padecen una enfermedad profesional, el hospital atenderá a los usuarios del Hospital Policial, con el que tiene un convenio de complementación para el uso del CTI. “Hace unos años el Hospital Policial decidió ampliar las camas en el CTI y en cuidados intermedios y no invertir en rehabilitación, pensando en utilizar los servicios de rehabilitación del BSE”, detalló De León. El BSE podrá hacer convenios de complementación con otras instituciones de salud, y las personas, mediante el pago de un seguro, también podrán acceder a los servicios de rehabilitación.

Foto del artículo ''

Principales afecciones

La principal puerta de entrada a los servicios del hospital del BSE son las policlínicas. De León explicó que las dos causas más frecuentes de consultas son las lesiones de partes blandas –las tendinopatías– y todo lo que es la patología lumbar, las lumbalgias”. En 2018 ocurrieron 32.300 siniestros laborales. El director detalló que el rubro que más aporta es la construcción, porque es el que tiene más gente empleada, no porque tenga mayor siniestralidad, aclaró. “Si analizamos la cantidad de siniestros en relación a la gente que hay trabajando en ese sector, el que ocupa el primer lugar es el sector de servicios, por los siniestros de tránsito, los deliveries, que están en boga”, dijo. Preocupa la gravedad de las lesiones. De León puntualizó que el sector servicios y de deliveries conforman 6% de la siniestralidad global que tiene el hospital, pero representa 26% de los ingresos al CTI, y tienen una estadía promedio en el CTI de 12,6 días, cuando la estadía promedio de los pacientes del BSE es de ocho días. “Además, un tercio de esos pacientes queda con secuelas permanentes o muere. A su vez, de la cantidad de fallecidos que tienen accidentes de trabajo 30% los aporta este tipo de siniestros, o sea que el impacto que tiene no sólo para el banco sino para la sociedad es muy importante. Es gente joven, la mitad de ellos tiene menos de 40 años. De esos siniestros 60% son en el interior, y de los que tienen el siniestro 25% no usó medidas de prevención: si hablamos de moto, casco, y si hablamos de vehículo de cuatro ruedas, cinturón”, puntualizó.

Al sector de servicios le sigue la pesca, básicamente por las jornadas extenuantes, de gran esfuerzo físico y movimientos repetitivos que originan tendinopatías. En tercer lugar se ubica el área de la forestación.

Foto del artículo ''

60% de los siniestros ocurre en Montevideo y 40% en el interior, de ahí que se haya resuelto construir el nuevo hospital en Montevideo, en una zona geográfica que facilita el acceso rápido, por encontrarse en el cruce de dos avenidas principales, José Pedro Varela y José Batlle y Ordóñez.

Nueva sede y nuevo teléfono: Avenida José Pedro Varela 3420. Centro de atención telefónica: 1998 8000.