Mañana se lanzará la tercera edición de la campaña de detección temprana de cáncer de colon, uno de los tipos de cáncer más frecuentes en Uruguay. Al igual que sucedió en los años anteriores, un colon inflable gigante, por cuyo interior se puede caminar y ver información gráfica y audiovisual sobre cómo prevenir y detectar precozmente esta enfermedad, recorrerá distintos puntos del país. A partir de mañana, se instalará en la explanada del Palacio de la Luz (UTE), de Montevideo; después se trasladará a Colonia y a Treinta y Tres, con la idea de que, año a año, recorra la mayor parte del país.

La campaña se enmarca en el Plan Nacional de Prevención y Detección Precoz de Cáncer Colo-rectal; es organizada por el Instituto Nacional del Cáncer (Administración de los Servicios de Salud del Estado) y por la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer, con el apoyo de la Sociedad de Gastroenterología del Uruguay y de la Federación Médica del Interior.

Eduardo Fenocchi, médico gastroenterólogo y coordinador del Programa de Cáncer Digestivo del Ministerio de Salud Pública, dijo a la diaria: “Los números que tenemos actualmente nos indican que las cifras de este tipo de cáncer se han mantenido en cuanto a la incidencia, con cifras de más o menos de 50% de mortalidad, es decir que aproximadamente la mitad de los pacientes nuevos que son diagnosticados cada año fallecen por esta causa. Lo que sí hemos visto a raíz de las últimas campañas de prevención es que cuando el cáncer se detecta está en un estadio de desarrollo más precoz, entonces no hay un descenso en los números de casos, sino un corrimiento en el momento de detección de las lesiones. La detección precoz, a la larga, lo que va a producir, es que la mortalidad empiece a disminuir, aunque estos números todavía no los vamos a poder ver ahora. Generalmente las cifras comienzan a variar después de diez o 15 años de la realización de las campañas preventivas".

Según cifras oficiales del Registro Nacional del Cáncer, en Uruguay se diagnostican 1.800 casos nuevos de cáncer de colon por año, aproximadamente cinco por día, y en promedio muere por esta causa una persona cada ocho horas. Sin embargo, este es uno de los cánceres más prevenibles, ya que en la mayoría de los casos –siempre y cuando se detecte y sea tratado a tiempo– tiene cura. La detección temprana posibilita más de 90% de sobrevida, pero de todas formas, sólo 10% de los casos se detecta precozmente.

En Uruguay el cáncer colorrectal es el segundo tumor más frecuente en adultos, considerando a la población de ambos sexos. Su mortalidad sigue siendo muy alta, dado que seis de cada diez personas llegan a la primera consulta con una lesión maligna avanzada de gran tamaño; en esto radica la importancia del diagnóstico precoz de la enfermedad.

Fenocchi contó que "la incidencia del cáncer colorrectal en Uruguay es alta, con niveles similares a los que se registran en Estados Unidos, en muchos países de Europa y en Oceanía, donde también hay una alta incidencia de este tipo de cáncer”. “En América Latina estamos a la cabeza; Brasil y Argentina están un poco más abajo que nosotros en cuanto a la incidencia”, agregó.

El profesional sostuvo que “este tipo de cáncer es una enfermedad que tiene un desarrollo largo”. “En una gran mayoría de los casos, en primera instancia aparecen en el colon pólipos adenomatosos que van creciendo. Entre 5% y 10% de estos pólipos se vuelven malignos en algún momento, pero la evolución puede llevar seis, siete, ocho o nueve años. Sin embargo, últimamente, se han visto desarrollos más rápidos de algunos pólipos, que son del tipo adenomatoso cerrado, que tiene una evolución más rápida, de entre dos y tres años, pero no son los más frecuentes”.

La campaña que volverá a lanzarse mañana apunta a la población que tiene entre 50 y 70 años, edades en las que más afecta esta enfermedad. Lo que se recomienda en primera instancia a quienes están en ese rango etario es la realización de un “fecatest” –un análisis de detección de sangre oculta en la materia fecal–, que permite identificar lesiones. Es un examen bastante sencillo: la persona, en su casa, debe recoger la materia que será analizada; si en el examen se detectan niveles de sangre en la material fecal por encima de los niveles normales, se debe hacer una colonoscopía, que es un examen más invasivo.

Causas

“El cáncer colorrectal es una enfermedad cuyas causas son múltiples”, contó Fenocchi. “Hay elementos genéticos, hereditarios, ambientales, relacionados con los hábitos alimenticios y también con los estilos de vida. En cuanto a la alimentación, puede favorecer la aparición de este tipo de lesiones el bajo consumo de frutas, verduras y líquidos en general, así como el alto consumo de carnes con elevado contenido graso cocidas a alta temperatura. Claro está que estamos hablando de un consumo importante durante muchos años, por eso es fundamental comenzar con acciones de prevención a edades tempranas. Por eso, cada vez más, tratamos de llevar el tema a los centros de educación secundaria, donde podemos fomentar el cambio en el hábito de la dieta”.

Para la prevención de cualquier cáncer es importante, además de tener una alimentación saludable, hacer ejercicio moderado, controlar el peso, no fumar y evitar el consumo excesivo de alcohol. A diferencia de otros tipos de tumor, el cáncer de colon tiene apenas una incidencia de 5%, teniendo en cuenta el factor genético.